mormon.org México

Hola soy 智子 (Nakamura Tomoko)

  • Nakamura Tomoko
  • Nakamura Tomoko
  • Nakamura Tomoko
  • Nakamura Tomoko
  • Nakamura Tomoko
  • Nakamura Tomoko
  • Nakamura Tomoko
  • Nakamura Tomoko

Acerca de mí

Gracias a la influencia de mis padres, a quienes les encantaba la música, crecí escuchando música clásica desde que era muy pequeña. También me gustan mucho las películas y las obras de teatro musicales; debido a estas influencias he llegado a familiarizarme con una gran variedad de géneros musicales y siempre estoy rodeada de música en mi vida cotidiana. Aunque soy maestra de piano, mediante mis relaciones con los demás estoy ampliando rápidamente mis horizontes, que ahora incluyen obras de teatro musicales, coros, conjuntos musicales, campanas musicales y lecciones de canto, así como otros trabajos voluntarios. Normalmente estoy muy ocupada, pero mi familia es comprensiva y colaboradora. Mientras estoy en mi trabajo actual, cuando estoy realizando mis actividades favoritas y en mi servicio voluntario siento el gozo que aporta la música.

Por qué soy mormón(a)

Aunque hay muchas iglesias distintas, fue La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días la que me enseñó acerca del amor de Dios y de Jesús y de Su existencia. Decidí entrar en la Iglesia del Señor después de orar personalmente durante mucho tiempo y obtener una fuerte convicción después que sentí un cálido sentimiento en el corazón. Gracias a las enseñanzas de la Iglesia he aprendido acerca de los propósitos y las razones de la vida, y he obtenido respuestas claras a esas preguntas. Jesús ama a cada uno de nosotros y, en ocasiones, Él nos da pruebas para darnos la oportunidad de crecer. Y hay muchas otras enseñanzas, como amar a Dios, amar al prójimo como a uno mismo, ser honrado con uno mismo y con los demás, y cuidarse del orgullo. Tengo también muchas debilidades y, a veces, incluso llego a sentirme deprimida, pero soy firme en mi decisión de trabajar para conseguir metas inmutables y seguir aprendiendo sin rendirme.

La manera en que vivo mi fe

Cada domingo, toda mi familia asiste a las reuniones de la Iglesia. En las reuniones no sólo interactúo con personas de mi edad, sino también con muchas otras personas. Hasta el momento he servido en presidencias y como maestra de clases para niños (de edades entre 1 y 12 años), jóvenes (de edades entre 13 y 17 años) y mujeres mayores de 18 años. Puedo utilizar los talentos que poseo y los desarrollo más cuando dirijo coros, obras de teatro musicales, etc. En estos momentos enseño el Evangelio a jóvenes en edades de la escuela intermedia, y en el tiempo libre que tengo durante la semana ensayo con un grupo coral de la Iglesia, y también cumplo con mi labor de maestra visitante. Al relacionarme con tanta gente, me doy cuenta de que soy yo quien está aprendiendo y esas personas me están enseñando a mí, más de lo que yo les enseño a ellas, y me siento agradecida por ello. Por medio del Evangelio (es decir, las maravillosas enseñanzas de la Iglesia) seguiré desarrollando mi amor según el modelo del amor de Jesús, y deseo seguir expresando mi gozo y mi motivación para vivir por medio de la música.