mormon.org México

Hola soy Shawni

  • Shawni Pothier
  • Shawni Pothier
  • Shawni Pothier
  • Shawni Pothier
  • Shawni Pothier
  • Shawni Pothier
  • Shawni Pothier
  • Shawni Pothier

Acerca de mí

Soy esposa y madre de cinco hijos: un varón seguido de cuatro mujeres. Toda mi vida quise ser madre y aquí estoy, en medio de todo lo que eso implica. Trato de ser considerada en la forma en que crío a mis hijos y soy una fuerte defensora de vivir el gozo de la maternidad. Me gusta escribir mis pensamientos e ideas en mi blog (71toes.blogspot.com). También me gusta la fotografía y aunque renuncié a la fotografía profesional hace un par de años porque me di cuenta de que me absorbía demasiado tiempo lejos de mi familia, todavía me gusta que mis hijos sean mis modelos.

Por qué soy mormón(a)

Crecí en una familia fuerte en la religión mormona. Agradezco tener padres que me enseñaron a amar al Salvador y a tratar de hacer lo que Él haría. Agradezco los principios en los que creo. Mi religión me ha ayudado a tomar decisiones difíciles y a conectarme con Dios porque sé que Él está conmigo y se preocupa por mí de forma individual.

Historias personales

¿Qué es la esperanza y en qué es lo que usted tiene esperanza?

He aprendido mucho en cuanto a la esperanza en los últimos años debido a que a nuestra hija se le diagnosticó un extraño síndrome genético. Mi corazón siempre se ha conmovido con las personas que enfrentan problemas de salud con sus hijos, pero nunca pensé que YO tendría que hacer frente a esos problemas. Cuando mi hija recibió el diagnóstico, sentí un enorme vacío a mi alrededor. Al mirar atrás me doy cuenta de la fortaleza y la unión que esto ha traído a nuestra familia porque tenemos esperanza en el futuro. Dios me ha llevado en brazos en los momentos más difíciles y las tribulaciones nos hacen más fuertes.

La manera en que vivo mi fe

Asistimos a los servicios religiosos de la Iglesia cada domingo en familia. Leemos las Escrituras juntos cada mañana antes de la escuela. Oramos en familia. Todo esto nos ayuda a poner en práctica nuestra religión como pensamos que Dios quiere. Nos recuerda dar la mano a otras personas y amar como Cristo ama. Nos ayuda a evitar ser prejuiciosos y a amar a los que nos rodean tal como son.