mormon.org México

Hola soy Rob

  • Rob Buchert
  • Rob Buchert
  • Rob Buchert
  • Rob Buchert
  • Rob Buchert
  • Rob Buchert
  • Rob Buchert
  • Rob Buchert

Acerca de mí

Soy esposo, hijo, hermano, y espero algún día ser padre. Mi ocupación: soy artista, fabricante de papel, diseñador de libros y editor e impresor tipográfico. Por afición, soy técnico de grabaciones (parecido a los fotógrafos, pero con micrófonos), soy artista y músico experimental con sonido y escritor. Soy profesor de medio tiempo en la Universidad BYU, donde imparto un curso sobre tipografía. Nací en Connecticut, me crié en Toronto y ahora vivo en Utah. Me encanta escalar, los viajes por carretera, andar en canoa, el velerismo, la buena repostería y la comida del Medio Oriente. No soy muy dado al trabajo del jardín, pero este año logré tener el césped verde. Tengo un auto antiguo alemán y una bicicleta.

Por qué soy mormón(a)

Gozo: es una pequeña palabra para un concepto enorme. Soy mormón por el gozo que ha venido a mi vida al practicar lo que la Iglesia SUD enseña. El gozo es más que simplemente placer o felicidad. Es un estado de bienestar fundamental, independiente de las dificultades, tragedias y agonías de la vida. El saber que Dios existe y se preocupa por mí y por mis inquietudes, y está dispuesto a guiarme, ha llegado a ser una base de seguridad y certeza sobre el que se fundamentan los demás niveles de pensamientos y sentimientos.

La manera en que vivo mi fe

Todos los días dedico algo de tiempo a orar y estudiar, a meditar la forma de ser más como Jesús. ¿Cuáles aspectos de mi manera de pensar y mi conducta deben cambiar? ¿En qué debo mejorar? Observo a las personas a mi alrededor, lo que aprendo de las Escrituras y otras lecturas e intento entender cómo puedo ser más sensible a la apacible voz interior que reconozco como la voz de Dios hablándome. También cada día dedico tiempo a estudiar y orar con mi esposa. No tiene por qué ser mucho tiempo; lo usual son de diez a quince minutos. Me esfuerzo por ser un buen miembro de la familia de la que provengo: mis padres, hermanos, sobrinos y sobrinas. Y trato de ser un buen vecino. Vivimos en un vecindario de diferentes nacionalidades, religiones y niveles económicos. Esto es Utah, por lo que no me faltan vecinos que compartan la mayoría de mis creencias y valores; pero, no somos todos mormones. Y si pasara tiempo sólo con compañeros de la Iglesia, me perdería muchas hermosas amistades y grandes ejemplos. En mi congregación local, tengo la responsabilidad de visitar a cuatro familias en forma regular. En la Iglesia SUD, esto se conoce como la “orientación familiar” y está establecida como un recurso para cubrir las necesidades físicas, emocionales y espirituales de los miembros de la Iglesia. Si alguna de mis familias tuviera algún problema, yo soy el recurso al que ellos pueden acudir. Si sus necesidades se escapan a mis posibilidades de ayudar, doy a conocer la situación a los líderes eclesiásticos, y entonces, se puede apelar al fondo de recursos de toda la congregación para brindar asistencia. También tengo la responsabilidad de trabajar, junto a otros once hermanos de las congregaciones circundantes, en calidad de asesores y ayudantes del liderazgo local de las congregaciones. Este grupo lleva el nombre de “Sumo Consejo”, por lo que soy un miembro del Sumo Consejo. Constantemente procuro una mayor comprensión del mundo a mi alrededor. Uno de los principios clave en la religión SUD se resume en la frase: “La gloria de Dios es inteligencia”. Crecer en inteligencia, en la comprensión de casi todas las cosas, es bueno y es divino. En uno de los “Artículos de Fe” SUD se declara: “Si hay algo virtuoso, o bello, o de buena reputación, o digno de alabanza, a esto aspiramos”. Vivo mi religión, al procurar constantemente una mayor educación y comprensión.