mormon.org México

Hola soy Nuria

  • Nuria Martinez
  • Nuria Martinez
  • Nuria Martinez
  • Nuria Martinez
  • Nuria Martinez

Acerca de mí

Simplemente soy alguien que vive agradecida por cómo, dónde y con quién vivo mis días. Empezando por con "quién": mi pequeña familia compuesta por mi excelente esposo y nuestras dos pequeñas, hermosas hijas. Ahora "cómo" vivo mis días: Tengo la oportunidad de hacer y ser las dos cosas que siempre quise ser y hacer: ser madre y enseñar y edificar a otros a través de la música. Y finalmente, no menos importante, el " dónde": Tengo la oportunidad de vivir en mi querida isla de Puerto Rico, donde crecí. Hemos vivido en otros lugares muy buenos, pero contamos como una gran bendición el poder vivir y llevar a delante nuestra familia en un lugar que, es maravilloso aunque no es perfecto, pero sentimos que es nuestro y nos esforzamos por contribuir de cualquier forma que podamos. Aparte de eso, que se sepa que sueño con visitar Italia algún día, me gustaría saber más de fotografía y mi comida favorita es el desayuno.

Por qué soy mormón(a)

Podría comenzar mencionando todo lo que me brinda ser mormona: dirección, certeza, esperanza, perspectiva, conocimiento, innumerables bendiciones, etc. Podría contar estas como razones de porqué soy mormona, pero son el resultado del hecho, no exactamente la razón de ello. Soy mormona por que he sentido y sé que Dios ha restaurado Su verdadera Iglesia a través del Profeta José Smith con ella, la plenitud del Evangelio de Jesucristo. Soy mormona por que he sentido y sé que el Libro de Mormón es un libro sagrado de escritura reservado para nuestro tiempo y es la palabra de Dios. Soy mormona por que sé que Dios aún habla con el hombre y lo hace a través de nuestro profeta viviente, el Presidente Tomás S. Monson. Soy mormona porque he preguntado por mí misma y he recibido respuesta, y la confirmo cada día.

La manera en que vivo mi fe

Lo mio es ayudar a los demás a través de la música. Tengo la oportunidad de ayudar a que niños aprendan canciones que les enseñan sobre Jesuscristo, lo que El enseñó y lo que El hizo. Es impresionante cómo una canción sencilla puede hacer tanto para enseñar y ayudarles a sentir esas verdades. Nunca me canso del proceso de enseñanza: ver el entusiasmo en sus ojos cuando se les presenta algo nuevo, cómo lo practican y llegan a dominarlo. Les emociona que les acompañe en el piano. También me gusta poder contribuir de lo que sé a programas musicales que edifican tanto al participante como al espectador. Toma mucho tiempo y esfuerzo, pero al final, si aunque sea un corazón es ablandado a través de la música, vale la pena.