mormon.org México

Hola soy Norman

  • Norman Tolk
  • Norman Tolk
  • Norman Tolk
  • Norman Tolk
  • Norman Tolk
  • Norman Tolk
  • Norman Tolk
  • Norman Tolk

Acerca de mí

Crecí en una pequeña granja de Idaho y sabía que iba a ser físico desde segundo grado. Esa pasión se ha ampliado para incluir a mi familia, la música y mi religión mormona. Todo ello brinda significado y riqueza a mi vida. Mi madre tiene antepasados pioneros y ha sido miembro de la Iglesia mormona desde que nació. Mi padre era de la Iglesia Reformada Holandesa, que es una religión calvinista. Aún así nos apoyó a mi hermana y a mí en nuestra religión y posteriormente se unió a la religión mormona. De mis padres aprendí los valores del trabajo arduo, la integridad y la búsqueda de la verdad y del conocimiento. Después de la escuela secundaria, dejé mi casa para estudiar física en Boston y en Nueva York. En la universidad conocí a la mujer que sería mi esposa y mejor amiga. Ella estaba terminando sus estudios como pianista y por supuesto me empujó hacia la música. De joven aprendí a tocar varios instrumentos, pero ninguno muy bien. Así que descubrí que solamente tenía madera de director y quizá de un semi-director dado que soy físico. Desde entonces, mi esposa y yo hemos participado en la música en nuestra iglesia y comunidad. Por ejemplo, interpretamos El Mesías de Handel cada año con orquesta y coro completos durante la temporada navideña. Por ser físico, tengo el privilegio de buscar la forma de comprender y de coreografiar materia a un nivel atómico y subatómico, lo que me brinda gran gozo. Pero recibo mayor gozo y satisfacción al aplicar las enseñanzas de Jesucristo que aprendo en la religión mormona a fin de tratar de ser una buena influencia para mis hijos y los que me rodean.

Por qué soy mormón(a)

Nací en una familia donde estaban representados el mormonismo y la religión protestante. En consecuencia, tuve que decidir mi inclinación religiosa a temprana edad. En dicha labor me ayudó mi deseo de ser científico, lo cual para mí significaba que sería un buscador de la verdad. Con estudio y oración, me di cuenta de que los principios cristianos que enseñaba la Iglesia mormona sobre el propósito de la vida, nuestra relación con Dios y la naturaleza eterna de la familia se convirtieron en la base de una fe ferviente. En el proceso recibí un fuerte testimonio de que esos principios eran verdaderos, un testimonio que perdura y continúa creciendo hasta hoy. Esto no implica que pretendo saber todas las cosas. Tanto en la religión como en la ciencia, debemos tener la humildad de saber que aún somos niños y tenemos mucho que aprender. Uno de los mayores gozos en la vida es el aprender y progresar continuamente. Un principio fundamental es que Dios ama a todos los que han nacido en la tierra y que desea que cada uno de nosotros progrese y prevalezca. La religión mormona ofrece una perspectiva sin paralelo del propósito de la vida.

La manera en que vivo mi fe

Mi religión influye en todos los aspectos de mi vida y nunca se podría dividir. Ha sido sumamente fundamental en la crianza de cinco hijos, todos quienes tienen su propia familia de éxito. Mi afición por la música, lo cual creo que es un idioma celestial, me ha dado el gran privilegio de trabajar cerca de personas de diferentes razas y religiones. Mi profesión como físico me ha dado a mí y a mi familia la oportunidad de viajar a muchos países del mundo para asistir a conferencias y colaborar con colegas extranjeros. Con certeza he recibido la misma cantidad de preguntas sobre mi religión que sobre la ciencia. Ello me brinda la gran oportunidad de compartir los principios del Evangelio con amigos de otras culturas.