mormon.org México

Hola soy Mike

  • Mike Lohner
  • Mike Lohner
  • Mike Lohner
  • Mike Lohner

Acerca de mí

Creo en las personas y las hallo fascinantes y esencialmente buenas. Amo la vida y creo que todos debemos VIVIR ¡cada día! Muéstrenme el mundo, permítanme probar cosas nuevas, denme algo de competencia y me harán sonreír. Probablemente trabajo demasiado (eso es lo que me dice mi familia) y he sido bendecido con algunas buenas oportunidades de negocios. He sido Gerente General por muchos años y soy el Director ahora de dos compañías. Comparto una filosofía básica de que las grandes empresas obtienen resultados extraordinarios de personas comunes, que la mayoría de nosotros somos personas comunes, y que el trabajo y el esfuerzo son más importantes que el talento (aunque es bueno tener talento). Soy fanático de los deportes, pero estoy enganchado sobre todo con el golf (¿es un deporte o un juego?). Me gustaría poder jugar todos los días, estoy esforzándome mucho por mejorar y me encanta todo lo del golf, desde su historia hasta los torneos, desde el tour del PGA hasta la clara belleza de un campo de golf junto al océano. Luego, en mis tiempos libres (¿existe eso?) incursiono en la música. Toco algo el saxofón y menos aún el piano; de vez en cuando canto. Mi familia (mi mejor amiga es mi esposa y tenemos cuatro hijos, a quienes adoro) es más musical que yo; quizás lo mejor de nuestra familia sea la música que hay en ella. Para finalizar, pienso que el mundo sería un lugar mejor si nos interesáramos más por conocer las diversas opiniones e ideas y estuviéramos menos interesados en atacar a quienes piensan diferente de nosotros. Seguramente, soy un poco idealista. Pero, prefiero confiar aunque me salga mal un par de veces, que no confiar y no tener amigos. Mae West lo expresó perfectamente: “Sólo vivirás una vez, pero si lo haces bien, ¡una vez es suficiente!” No podría estar más de acuerdo.

Por qué soy mormón(a)

Soy mormón por una sencilla razón. ¡Creo con todo fervor que la Iglesia es verdadera! Lo he sentido en lo profundo de mi corazón; he tenido la fortuna de sentir al Espíritu de Dios testificar a mi alma acerca de la veracidad de estas enseñanzas. He visto cómo los principios del Evangelio cambian vidas. He sentido el poder de la expiación del Salvador obrando en mi vida. Y sé que cuando vivo los principios que enseña la religión mormona, tiendo a estar más feliz, más satisfecho y en paz. Es algo extraordinario, pero, a la postre, ¡ser mormón me hace feliz! He meditado con frecuencia a qué se debe esto. ¿Por qué soy feliz, al ser mormón? ¿Por qué se apoyan los mormones unos a otros? Y he concluido que es la verdadera esencia del evangelio, del evangelio de Jesucristo, que lleva a la felicidad que siento. Dios desea que seamos felices. Él nos ama a nosotros. Y Su iglesia es para ayudarnos, en todas nuestras debilidades, a llegar a ser más como Él. A medida que nos esforzamos por hacer esto, recibimos las bendiciones de paz, felicidad y amistad.

Historias personales

¿Qué es la esperanza y en qué es lo que usted tiene esperanza?

Esperanza es una gran palabra. Para mí, la “esperanza” es optimismo puro. Es ver lo que puede ser, en lugar de lo que aparenta e incluso lo que es. Esperamos que vuelva el sol, cuando está lloviendo. Esperamos por la primavera, cuando es invierno (al menos yo lo hago, no me gusta estar con frío). Esperamos por la salud, cuando estamos enfermos. Esperamos por el amor, cuando nos sentimos despreciados. Cuando tenemos esperanza, no tememos. Y cuando tenemos esperanza en cosas espirituales, entonces, desarrollamos la fe. Soy una persona optimista que espera cosas, que probablemente debería ver sólo en sueños. Espero que pueda mejorar en el golf, espero criar una buena familia, que mejore la salud de mi esposa, que pueda mantener económicamente a mi familia. Espero que mi hijo consiga un trabajo, aunque le resulta difícil. Espero que nuestros gobernantes puedan ver con más claridad, que nuestros políticos y los medios ataquen con menor fervor y en cambio, planteen ideas con una mente abierta. Puede que entonces, podamos tomar mejores decisiones para lidiar con los desafíos que enfrentamos. Espero que el amor triunfe sobre el odio, que la fe venza al temor, que los optimistas eclipsen a los pesimistas y que la tapa del frasco de mantequilla de cacahuete caiga al suelo… ¡con el lado de la mantequilla hacia arriba! También tengo esperanza en Cristo, desde luego. Esa esperanza lleva a la fe. Y se espera… ¡que esa fe lleve a la caridad, al amor, a la paz y la felicidad! Sí, ¡la esperanza es una GRAN palabra!

¿Cómo le ha ayudado el Libro de Mormón a entender el propósito de la vida?

Mi pasaje favorito en el Libro de Mormón, dice: “Adán cayó para que los hombres existiesen; y existen los hombres para que tengan gozo”. Para mí, éste es el propósito de la vida: ¡encontrar gozo! Nuestras vidas cambiaron para siempre, cuando mi esposa contrajo una rara enfermedad llamada Síndrome de Guillain Barré, por la que quedó paralítica y hospitalizada por daños neurológicos severos, lo que luego pasó a ser una condición crónica (CIDP). No trabajé durante 18 meses, para poder atender a nuestras niñas pequeñas. Acudimos a innumerables doctores, investigamos tratamientos, vivimos muchos momentos de angustia y comprendimos que la vida puede ser muy corta. En este tiempo de sufrimiento, al leer y estudiar el Libro de Mormón, llegué a apreciar el día a día, a buscar el gozo de los momentos dulces con nuestra familia, a amar la belleza que nos rodea, a atesorar la música y la satisfacción espiritual. El Libro de Mormón me ayudó a entender que Dios nos envió a la tierra ¡porque nos ama! ¡Nos permite pasar por adversidades para ayudarnos a aprender, crecer y ser felices! Permite que padezcamos dolor, a fin de que conozcamos y apreciemos la salud. Experimentamos pesares, para que conozcamos el gozo. El Libro de Mormón está lleno de conocimientos maravillosos que apoyan las enseñanzas de Cristo acerca del propósito de la vida, la Expiación y el plan de Dios para nosotros. ¡Ha significado una gran diferencia en mi vida!

La manera en que vivo mi fe

Pienso que uno vive su religión por la manera en que actúa cada día, y espero estarla viviendo con integridad, amabilidad, paciencia y un compromiso hacia los valores que representan nuestra fe , ya sea en los negocios, en casa o en el campo de golf. Nuestra familia lee las Escrituras y oramos juntos prácticamente todos los días. Creo que esto nos ayuda a centrarnos en la naturaleza eterna de nuestra existencia, y no sólo en las distracciones diarias. Tengo una asignación como “maestro orientador”, lo que significa que visito a dos familias en nuestra zona por lo menos una vez al mes con el propósito de ser un maestro del Evangelio, un amigo, un motivador y un recurso de confianza. La orientación familiar [el programa de los maestros orientadores] ha sido una gran bendición para mí, porque me ha llevado a establecer grandes amistades que han enriquecido la calidad de mi propia vida. He trabajado con padres que quedaron desempleados, he alentado a familias que batallaban con su fe, he apoyado a familias que tuvieron problemas de salud, y en todo esto, como suele suceder cuando vives tu fe, he recibido gran gozo y muchas bendiciones. Los domingos, soy muy afortunado de enseñar a los jóvenes de 16 a 18 años de edad. Tenemos a 21 jóvenes en nuestra clase y estamos estudiando el Antiguo Testamento. ¡Me encanta darle vida a los relatos y a las lecciones que allí se hallan! ¿Mi opinión? No hay NADA tan divertido como trabajar con los jovencitos y las jovencitas. Están llenos de espíritu, son brillantes, talentosos y divertidos. ¡Es genial!