mormon.org México
Andrea: misionera, feliz, mormona, competitiva, familia, hija, Mormón.

Hola soy Andrea

Acerca de mí

El 18 de Agosto inicie mi misión de tiempo completo y fui asignada a la misión México Aguas calientes. En muy poco tiempo terminare mi servicio misional y la verdad es tan gratificante servirle al señor, he aprendido mucho mas de la fe y como el señor siempre realiza milagros a cada uno de sus hijos quienes le permiten entrar en su vida. He sido miembro de la iglesia toda mi vida pero en especial he podido orar para saber si estoy en lo correcto, se sin duda que el padre responde nuestras oraciones. Después de mi servicio misional me encantaría poder estudiar medicina y ayudar a muchas familias.

Por qué soy mormón(a)

He preguntado a mi Padre Celestial si realmente es su iglesia, he obtenido una respuesta, así mismo es el único lugar donde se nos enseñan valores que nos ayudaran a realmente ser discípulos de Jesucristo. Se sin ninguna duda en mi corazón que la iglesia de Jesucristo de los santos de los últimos días es la única iglesia establecida a la manera en la que el Salvador lo enseño con un profeta, 12 apóstoles y el mismo poder con el que e realizo milagros y curo enfermos. También se que aquellos que leen el libro de Mormón y ponen en practica las cosas que nos invita hacer, ven realmente los cambios en su vida y en su familia por lo tanto todo lo que es bueno es de Dios y el libro de Mormón lo es!!

Historias personales

¿Podría hablar sobre las misiones de la Iglesia y su participación en ellas?

El participar en una mision de tiempo completo, nos ayuda al poder compartir lo que nos hace feliz, es una invitación que nos hace nuestro Salvador al invitarnos a acercarnos a él. Es muy gratificante el poder ver como el evangelio realmente cambia la vida de las personas, hace familias unidas con una promesa de durar por eternidades y nos ayuda a ser mejores personas cada dia

La manera en que vivo mi fe

Mi creencia religiosa me ha ayudado a comprender que a pesar de cada dificultad que tenemos o sufrimiento Jesucristo los ha sufrido por nosotros con el único fin de comprendernos y ayudarnos en todo momento. Esto me ayuda a saber que no estoy sola y que el Salvador se preocupa por mi en todo momento, también a reconocer que todos somos hijos e hijas amadas de un bondadoso Padre Celestial, que nos ha dado dones diferentes y capacidades diferentes para amarnos y respetarnos cada uno de nosotros. Como misionera de tiempo completo nuestro mensaje singular a las personas es ayudarles a creer firmemente en el Padre celestial y su hijo Jesucristo ayudandoles a hacer promesas que nos permitirán vivir con ellos por la eternidad.