mormon.org México
Katherine: Familia eterna, Futura misionera, Mormón.

Hola soy Katherine

Acerca de mí

Mis padres conocieron la iglesia cuando yo tenía 2 años y medio, me bautice a los 8 años y luego mis padres se mudaron de casa y se inactivaron de la iglesia, lo que ocasiono que mis hermanos y yo dejáramos de asistir, teniendo yo 9 años. Por problemas familiares mis padres se divorciaron y mis hermanos y yo nos quedamos con mi madre, luego nos mudamos a un lugar más cerca de la iglesia, recuerdo que yo pensaba que si mi mami no iba conmigo a la iglesia yo no iría, pero gracias a unos amigos de la iglesia cambie mi manera de pensar y decidí asistir. Ahora pienso que hubiese pasado si no hubiera asistido aquel día, tal vez aun seguiría inactiva y nada sería lo mismo… He aprendido a sacar algo bueno de todo, incluyendo lo malo y estar inactiva 6 años me hizo ganar un testimonio de la iglesia verdadera y valorar cada una de las bendiciones que tengo en mi vida porque a pesar de no haber estado asistiendo a la iglesia mi Padre Celestial me estaba preservando cuidándome de todo lo malo para sus sabios propósitos. Soy la mayor de 4 hermanos y decidí vivir el evangelio de Jesucristo cada día para ser un ejemplo para los demás y más que nada para mis hermanitos ya que gracias a ello aun seguimos firmes en la iglesia.

Por qué soy mormón(a)

Yo pertenezco a la iglesia de Jesucristo de los santos de los últimos días porque sé que es la única iglesia verdadera, tuve la oportunidad de orar con sinceridad al Padre y recibí mi respuesta por medio de su espíritu, es un sentimiento que no se puede expresar con palabras y por eso invito a todos a que puedan aclarar todas sus dudas con el único que puede hacerlo y es Dios, solo hay que ser sinceros en acudir a él y tener fe, se que la respuesta va a llegar. Cada día estoy más segura que es la iglesia verdadera ya que me da la oportunidad de poder tener una familia eterna, que es lo que más quiero en este mundo, contiene el poder del sacerdocio restaurado, que es el mismo poder con el que Jesucristo efectuaba milagros. Sé que estamos en tiempos muy difíciles en los que cada día que pasa es más difícil vivir dignamente, pero tenemos la ayuda de Dios y Jesucristo para lograrlo y sé que las personas que aun siguen firmes es porque son espíritus muy valientes preservados para venir en estos tiempos. Les animo a que puedan seguir firmes a pesar de las pruebas y dificultades, sé que Dios les estará fortaleciendo como lo hace conmigo y a los que aun no tienen un testimonio, les animo a orar sinceramente a Dios ya que él es el único quien puede darles la respuesta y sé que si hacen estas cosas recibirán bendiciones eternas.

Historias personales

¿Por qué motivos comparte el Evangelio con sus amigos y cómo lo hace?

Me encanta compartir el motivo principal por el que soy felíz y ese es el evangelio de Jesucristo ya que me ayuda a ser mejor cada día y a tener más amor por las demás personas. Ya que el evangelio trae felicidad a mi vida, es por eso que quiero que las demás personas puedan experimentar esa felicidad y gozar de las bendiciones que Dios tiene preparada para sus hijos. La manera que utilizo para compartir el evangelio es hablandoles hacerca del Libro de Mormón y como ha ayudado en mi vida, compartiendo mi testimonio con ellos, invitandoles a la iglesia, por medio de las redes sociales y una de las maneras más eficaces de compartir el evangelio es mediante el ejemplo, porque no hay nada peor que un buen consejo seguido de un mal ejemplo.

La manera en que vivo mi fe

Soy maestra de seminario y primera consejera de la primaria, estos llamamientos me han dado 3 cosas muy valiosas: más amor a los demás, mucha gratitud y más que nada paciencia. He aprendido a conocer a cada una de las personas a las que enseño y a ver el potencial divino que como hijos de Dios ellos tienen. Al estar más cerca de los niños para mí es como estar más cerca de Dios porque ellos son espíritus puros e inocentes y con los jóvenes he compartido muchas experiencias muy lindas ya que ellos más que verme como su maestra, me ven como una amiga y eso es algo muy especial. Al principio tenía miedo de no poder ser buena maestra pero luego aprendí a enseñar con el espíritu y dejar que el me guie, realmente estoy muy agradecida a Dios por haber confiado en mí para instruir en rectitud a sus amados hijos. Sé que estoy en la iglesia verdadera y no tengo ninguna duda de ello, es por eso que quiero que las demás personas puedan disfrutar de las bendiciones de vivir el evangelio de Jesucristo y tome la decisión de ayudar en la obra sirviendo como misionera ya que año y medio me parece poco comparado con todo lo que recibo de Dios, ya envié mis papeles y ahora solo espero con emoción que llegue mi llamamiento.