mormon.org México
Gerardo Sumano: Mormón.

Hola soy Gerardo Sumano

Acerca de mí

Soy hijo de una familia miembro de la iglesia. Me acabo de graduar de la preparatoria y estoy a menos de 24 horas de salir a servir a una misión de tiempo completo a la misión México Este. Me gusta mucho la música y la fotografía, estos dos fueron mis pasatiempos preferidos antes de servir en la misión.

Por qué soy mormón(a)

Soy mormón porque fui criado en el Evangelio, he podido obtener un testimonio firme del Evangelio. Durante toda mi vida me he preparado para este momento que es servir una misión. Aquí viene la importancia que tuvo para mí el tener el Evangelio en mi hogar y vivirlo. Amo a mis padres con todo mi corazón y les estoy agradecido todo lo que han hecho por mí. Cada noche de hogar que realizábamos con constancia, siempre haciendo lo posible por no fallar a esta petición de nuestros profetas actuales, cada oración familiar, cada plática que pude tener con mis padres, cada conferencia general a la que asistíamos como familia, cada domingo que asistimos a la iglesia a renovar nuestros convenios sin faltar uno solo únicamente en ocasiones extremas, cada clase de seminario con esas dos maravillosas maestras que el Señor preparó para enseñarnos con el espíritu, cada clase de la primaria en donde maestras inspiradas con mucha paciencia fueron apartadas para enseñarnos sobre las doctrinas básicas del evangelio y nos enseñaban himnos que hasta el día de hoy están grabados en mí memoria y siguen tocando mí corazón, cada clase de hombres jóvenes en donde se nos enseñaba de nuestro sacerdocio y la responsabilidad que tenemos de servir una misión, cada conferencia de hombres jóvenes, charlas fogoneras y campamentos de hombres jóvenes. El ejemplo de mi padre, siempre firme en el evangelio, sin flaquear a pesar de las adversidades y pruebas que puedan venir, su confianza en el Señor enteramente sabiendo que las bendiciones vienen por obediencia y finalmente la diligencia que él tiene en servir en la obra de su redentor, el ejemplo de mi madre de una mujer digna y virtuosa siempre enseñándome que las todo lo debemos ver con una perspectiva eterna, y muchas otras cosas fueron una preparación para estos dos años que serviré como misionero representando a mi Salvador.

La manera en que vivo mi fe

Serviré en una misión de tiempo completo. Ha llegado mi tiempo de servirle al Señor para llevar el Evangelio a todas las naciones.