mormon.org México
Teddy: argentia, familia, deportes, futbol, Mormón.

Hola soy Teddy

Acerca de mí

Soy de un pueblo justo en la orilla de Boise, Idaho. ¡Vengo de una famila medio grande en la cual soy uno de seis hijos y con mis padres somos ocho! Asistí a la Universidad de Boise del año 2011-2012 y ahora estoy viviendo en Argentina Mendoza como misionero de tiempo completo. ¡A mi, me encanta los deportes! como futbol americano y tambien me gusta correr. Mi familia es la cosa mas importante que tengo en esta vida. Sin ellos, no se que haría. Me encanta el saber que podemos ser una familia eterna, juntos para siempre ¡es la bendicion mas hermosa de todas! Y para finalizar, amo mi Padre Celestial y mi Salvador Jesucristo.

Por qué soy mormón(a)

Soy mormón porque aprendí de niño que cada uno de nosotros podemos orar con fe y preguntar a nuestro Padre Celestial si hay una iglesia verdadera en el mundo y Él nos responderá. Y después, siendo mas grande yo lo hice y sé sin ninguna duda que la Iglesia de Jesucristo ha sido restaurado a la tierra de nuevo con la misma autoridad y organización que tenia la iglesia primitiva de Jesucristo. Sé estas cosas no porque mis padres se me las enseñaron ni ningún hombre me lo decía, si no que recibí atreves del Espíritu Santo una respuesta de Dios mismo que esta iglesia es el reino de Dios acá en la tierra. Sé que Dios nos ama y por eso cada uno de nosotros podemos llegar a saber por nuestro mismos la veracidad de todas las cosas.

La manera en que vivo mi fe

En esto momento vivo mi fe siendo un siervo del Señor. Dedico todo mi tiempo, mis pensamientos, y esfuerzos a la obra misional al fin de ayudar a todos a que pueden acercarse mas a nuestro Salvador. Hago esto para que las personas tengan el gozo en sus vidas que yo me he experimentado el la mía. Mas que todo, vivo mi fe por ser un ejemplo de Cristo en todos momentos. Busco oportunidades por servir, amar, y ayudar a las personas como hizo Jesús. Aunque puede ser difícil, sé que muchas veces nuestras acciones y ejemplo son mas poderosas que nuestras palabras. Amo mi Salvador y eso me ayuda con todo.