mormon.org México
Alan Nuñez: Mision, Converso, Estudiante, Testimonio, Uruguay, Sud, Mormón.

Hola soy Alan Nuñez

Acerca de mí

Soy un típico mormón, un poco loco, alegre, chistoso, simpático. Trato a la gente muy bien, siempre con una sonrisa, quizás, con ésto puedo alegrar el día de alguna persona, como lo pueden hacer conmigo. Amo mi familia y amigos, me encanta pasar tiempo con ellos y compartir experiencias vividas y nuestras historias...

Por qué soy mormón(a)

He decidido ser mormón por que siento en mi corazón que Dios me ha guiado a la senda correcta y que éste es el camino que lleva a Él. Todas las personas pueden sentir la veracidad del evangelio de Cristo si oran sinceramente para saber si deben seguirlo o no. Yo he pasado por este proceso, y he recibido muchas bendiciones en mi vida por haber tomado la decisión de seguir a Cristo y bautizarme en su Iglesia. He tenido varias experiencias que me mostraron y me recalcaron que Cristo vive, que la Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos días es verdadera y que el Sacerdocio es el Poder y Autoridad de Dios.

La manera en que vivo mi fe

Actualmente vivo en Barrio 10, estaca oeste en Montevideo, Uruguay. Anteriormente estuve en la Rama/Barrio Lagunón en Rivera, Uruguay. Me bauticé a los 11 años. Conservo un testimonio muy fuerte de que la iglesia es el Reino de Dios en la Tierra y que Cristo la dirige por medio de su Profeta actual Thomas S. Monson. Al pasar los años he tenido muchos llamamientos y asignaciones en la iglesia. Siendo joven, dentro del Sacerdocio Aarónico y en seminarios, como Presidente, consejero, secretario, asistente y maestro orientador en distintas etapas, entre los 12 y 17 años. Después que cumplí los 18 años fui llamado como Maestro de Principios del Evangelio, enseguida como Presidente de la Escuela dominical y a los 19 Presidente de los Hombres jóvenes. Todos los llamamientos han aportado experiencias significativas para mi vida y me han ayudado a crecer y madurar. Ahora espero los días para servir como misionero oficial de la Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos días en la misión Brasil, Ribeirao Preto. Estoy muy emocionado y agradecido por esta sagrada oportunidad de ayudar a otros a venir a Cristo y recibir las ordenanzas que los ayudarán a regresar a nuestro Padre Celestial.