mormon.org México
Anahy: Mormón.

Hola soy Anahy

Acerca de mí

Hola!! bueno pues me gusta mucho navegar por la red, hacer manualidades, escuchar música, estar con mi familia. Y estudio enfermería :)

Por qué soy mormón(a)

Soy mormona, porque antes de venir a esta tierra estuve de acuerdo con el Padre Celestial en que haría todo lo que pudiera para regresar a Él. Sé que mediante Su evangelio sempiterno de verdad, podré ser exaltada en gloria eterna. Es la única manera. Puedo decir con sinceridad, que nada me proporciona mayor gozo o paz cuando estoy afligida, que lo que encuentro en esta Iglesia. Las personas que me rodean me brindan un gran apoyo; las Escrituras (que incluyen el Libro de Mormón, la Biblia, Doctrina y Convenios y muchos otros) me dan respuestas divinas y el conocimiento de que todo sucede exactamente como debe y que las pruebas son bendiciones. Estoy tan agradecida de tener conocimiento de la vida eterna y del matrimonio eterno. En especial durante mis años de secundaria, aprendí que hubiera sido casi imposible avanzar por la vida sin contar con la Iglesia. Definitivamente, es una época difícil y desafiante. Hay tantas expectativas y presiones, incluso de tus mejores amigos, para abandonar la senda de la verdad y la rectitud. En ocasiones, no he tomado las mejores decisiones, pero, sé que me puedo arrepentir y encontrar respuestas por medio del Padre Celestial. Él no busca perjudicarme, Él me da pruebas que sabe que puedo superar y que al superarlas redundarán en beneficio para mí. Éstas son unas pocas de las razones por las que soy mormona.

La manera en que vivo mi fe

Ayudo a dirigir a las mujeres jóvenes entre los 12 y 18 años de edad en mi barrio, que es la agrupación de miembros en una zona, que asisten en el mismo horario a la Iglesia. Dirijo reuniones, colaboro en la planificación de actividades divertidas y edificantes y ayudo a inspirar a las mujeres jóvenes a crecer en lo que llamamos los “valores de las Mujeres Jóvenes”, que abarcan la fe, el conocimiento, las buenas obras, la integridad y la virtud, entre otras. También vivo mi religión al asistir a la iglesia, pagar mis diezmos y servir en lo que pueda. Intento vivir conforme a lo que sé y lo que he aprendido.