mormon.org México
Spencer: misionero, fútbol, árbitro, tennessee, estudiante, Mormón.

Hola soy Spencer

Acerca de mí

Yo he vivido en Tennessee por la mayoría de mi vida. Soy el tercero de cuatro hijos. Siempre me ha gustado quedar con mis amigos, conocer a nuevos personas y aprender cosas nuevas. Cuando cumplí 12 años, decidí convertirme en árbitro de fútbol. He sido árbitro desde entonces y he arbitrado más que 1.500 partidos. También me gusta estudiar. Me encanta aprender y puedo pasar horas estudiando una cosa cualquiera, sólo para aprender un poquito más.

Por qué soy mormón(a)

Sé que Jesucristo vivió, y sufrió, y murió por mí. Sé que Dios nos ama, y que por eso mandó a Su Hijo a la tierra. Por eso Él ha restaurado Su Iglesia otra vez a la tierra. Otra vez disfrutamos de las bendiciones de Su sacerdocio, el cual tiene el poder para bendecir a toda persona. Otra vez disfrutamos de la guía de profetas, divinamente inspirados, quienes nos gu

Historias personales

¿Podría hablar sobre las misiones de la Iglesia y su participación en ellas?

Nosotros creemos que Jesucristo ha restablecido Su Iglesia sobre la tierra otra vez, y que ha llamado a profetas y apóstoles como siempre ha hecho. Por tanto, tenemos el deber de compartir este conocimiento con toda persona. El programa misional de la Iglesia es para traer las buenas nuevas de Su evangelio a todo el mundo, y por eso se ven misioneros en todas partes compartiendo lo que hemos aprendido y supimos que es verdad. Dios se comunica con los hombres otra vez. Invitamos a toda persona saber de estas cosas por sí mismo mediante la oración personal con Dios.

¿En qué forma le ha ayudado asistir a los servicios de la Iglesia?

Para mí ir a la capilla es como un refresco cada semana. La verdad me da la oportunidad de aprender mucho más acerca del evangelio de Jesucristo, y también puedo hablar con muchas personas que tiene las mismas creencias que yo. El Señor nos prometió que si vamos a la iglesia cada semana podemos conservarnos más sin mancha del mundo. Yo sé que esa promesa es verdadera, que al ir a la capilla cada semana puedo sentirme mejor durante el resto de la semana.

La manera en que vivo mi fe

Para mí, hay bendiciones innumerables que vienen de vivir el evangelio de Jesucristo. Me ha traído mucha felicidad. Por eso decidí servir una misión. Tal vez sea un poco difícil comprender por qué una persona decidiría dejar a su familia y sus amigos, estudios y intereses para servir una misión. Para mí, es muy importante poder compartir este gozo que he encontrado con los demás, de hecho, creo que sería egoísmo de mi parte si no fuera a llevar esta felicidad a los demás personas. El saber mi propósito en esta vida, y que mi familia y yo podemos vivir juntos para la eternidad, me trae mucha paz, y quiero que todos que me rodean también tienen esa misma paz. Sé que a medida que yo viva la fe que proclamo, los demás también podrán ver que Jesucristo sí nos ama y quiere que todos regresemos a vivir con Él y nuestro Padre.