mormon.org México
Susan: Maestra, Periodista, Dominicana, Misionera, Conversa, Florida, Mormón.

Hola soy Susan

Acerca de mí

Me gusta leer, bailar y cantar en secreto, pasar tiempo con mi familia y amigos. ¡Me encanta reir! Soy de República Dominicana. Estudié periodismo pero comencé a enseñar en un colegio, desde entonces he enseñado edades 8-48 ¡¡y disfrutado cada minuto!!

Por qué soy mormón(a)

El ejemplo de mi madre siempre ha sido un ancla en mi vida. Misioneros nos introdujeron a la iglesia juntas, ella halló su respuesta primero y fue bautizada rápidamente, pero me tomó nueve largos años. Traté de ser una buena persona y tener una buena relación con Dios, pero a la larga me encontré sola entre un montón de gente y ya no tan cerca de Dios. Mi corazón dolía y no sabía cómo arreglarlo. Muchos meses y oraciones desesperadas más tarde, finalmente estaba lista para la respuesta que había buscado años antes aunque no tenía idea. El Señor lo sabía, envió dos de Sus representantes para ayudarme a hallarla. He sido muy bendecida y hoy puedo verlo. La vida no es perfecta, pero vivo feliz y agradecida.

Historias personales

¿Qué ha contribuido a generar mayor armonía en su hogar?

En la iglesia se nos enseña que el estudio diario de las escrituras y la oración diaria como familia invita las enseñanzas del Salvador a nuestros hogares y nos ayuda a tener un enfoque unido sobre lo que El espera de nosotros. En una familia de creencias mixtas no es tarea fácil, pero al orar por la fortaleza del Señor para perseverar en este consejo nos ha permitido ver aún a aquellos que no son de nuestra fe ser bendecidos con más tolerancia hacia las flaquezas de unos y otros. Las cosas no son perfectas, pero sí más pacíficas y nos seguimos esforzando. Por esto estoy agradecida.

¿De qué manera pueden sus propios talentos y dones bendecir a otras personas?

Me cuesta reconocer mis talentos y su utilidad a otros, parece que cualquiera puede hacer lo que yo hago dejándome con "nada especial" para ofrecer. Ha sido una gran y hermosa experiencia aprender que mi habilidad de hablar dos idiomas puede bendecir a otros mediante la traducción e interpretación. Hoy me doy cuenta que realmente importa a quienes ayudo a recibir el auxilio que necesitan y a aquellos que les aman. Aunque no es fácil, agradezco tener algo que ofrecer que puede facilitar la vida de otros y alivianar sus cargas.

La manera en que vivo mi fe

Actualmente estoy sirviendo una misión de tiempo completo de 18 meses en el sur de la Florida. Antes de mi misión trabajé con adolescentes y adultos de todas las edades en la iglesia. De cada uno aprendí que pese a nuestras dificultades o situación, las enseñanzas del Salvador pueden traernos esperanza, paz y consuelo para perseverar en nuestras adversidades.