mormon.org México
Dave: kazajo Kazajstán, uzbeko Uzbekistán, tayiko Tayikistán, uigur Turkmenistán, kirguis Kirguistán, turcomano Xinjiang, Mormón.

Hola soy Dave

Acerca de mí

Me encanta extender mi círculo social para incluir a otros. Me encantan los idiomas, las culturas y la gente de Asia Central, y me gusta ser administrador de programas de idiomas. La mayoría de mis compañeros de trabajo son musulmanes, y me encanta trabajar juntos con ellos para crear materiales para aprender los idiomas túrquicos e iranios. También les enseñamos estas lenguas y culturas a estudiantes de organizaciones académicas, comerciales, militares y gubernamentales, quienes viajan o trabajan en Afganistán, en China occidental o en varios países eurasiáticos. Me gusta crear la música. También me encantan las montañas rusas y el tiempo tormentoso. A pesar de las pruebas en mi vida, siempre me sentí que yo fuera padre exitoso, y por consiguiente, me sentí que fuera exitoso por lo general. Quiero mucho a mi esposa. Ella es una organizadora fantástica; su influencia en ser maestra de jóvenes no tiene medida. Tenemos seis hijos adultos increíbles, una hija y cinco hijos, con nietos maravillosos. La época de la adolescencia de mis hijos fue mi favorita -- Es cuando sus corazones y sus mentes se revelaron de forma grande. Para los padres bien preparados, tener adolescentes es una alegría. Para mí, el viaje serio empieza donde no se usen dólares y donde no se hable el idioma mío. Me encanta probar todas las comidas internacionales y comentar de ellas con mi familia. También me gusta hablar con todo tipo de gente; me encanta aprender de aquellos que no son como yo.

Por qué soy mormón(a)

Algunos me han dicho con interés sincero, “Jamás conocí a un mormón. ¿Qué significa a usted ser mormón?” Amigos musulmanes me han hecho la pregunta, “Pues, Dave, ¿por qué no eres musulmán?” Doy la misma respuesta a estas varias preguntas. Soy mormón porque yo sé que Jesús es el Salvador de todo el género humano. Él no sólo es hombre bueno, maestro o profeta; ésta no sólo es iglesia buena que enseña cosas muy lindas. Es la Iglesia de Jesucristo, el Hijo de Dios, la iglesia idéntica que él mismo estableció, restaurada en estos últimos días antes de su Segunda Venida. La plenitud de las verdades evangélicas se perdió en los siglos después de la muerte de Jesús. Él restableció su evangelio a todos nosotros por el profeta jóven José Smith, quien hizo preguntas importantes con la confianza que Dios le revelara a él las respuestas. Hoy en diá, Cristo sigue guiando su iglesia por un profeta viviente, el presidente Thomas S. Monson. Por eso la llamamos la Iglesia de Jesucristo. Yo sé que esto es la verdad por medio de la misma fuente de la revelación personal disponible a José Smith y a Thomas Monson. Toda persona de la tierra puede saber por si mismo estas verdades, directamente de Dios. Y por eso soy mormón. El nombre entero es La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días. Nadie nace sabiendo que ésta es iglesia verdadera. Cada uno de nosotros tiene que ganar su propio testimonio que en verdad ésta es la Iglesia de Jesucristo. Y por diseño celestial, nos cuesta ganarlo. Sea que tengamos o no tengamos padres que son miembros de la iglesia, el Señor requiere que nos esforcemos a ganar este conocimiento, este testimonio. Pero el banquete a la mesa vale la pena y es disponible a todos nosotros.

Historias personales

¿Qué es la esperanza y en qué es lo que usted tiene esperanza?

Me encanta la animación, la volatilidad, la imprevisibilidad, y la incertidumbre del mundo en que vivimos. Quizás eso es por qué siempre me gustaba tener la casa llena de los adolescentes y sus amigos. En el año 1977, vivía en San Juan, Argentina, cuando sacudió nuestra provincia un terremoto grande de 7,3 grados (tardó 120 segundos) y, a pesar de la destrucción, las víctimas y los heridos que no se deben trivializar, sorprendentemente me encantó la manifestación impresionante del poder de la tierra que nunca ve la mayoría de la gente. Cuando vivíamos en el estado de Oklahoma, EE. UU., después de que un tornado destruyó la casa de una mujer (aunque salió ileso la familia), dijo ella en las noticias nacionales, “Fue increíble -- El tornado surgió de la nada y, en momentos nomás, reorganizó todas nuestras prioridades en el órden correcto.” No obstante que en verdad el cambio nos puede ser difícil, sin el cambio, el mundo sería sin brilla, sin vida. Con el cambio, crecemos y maduramos. Los giros y vueltas en una novela aumentan el nivel de interés. El libro juvenil “Tuck Eterno” nos enseña del flujo y reflujo del cambio y de la manera en que las experiencias de la vida nos cambian. La noche nos hace conocer el carácter del mediodía. Enfrentados a las tribulaciones serias, algunos se desesperan mientras otros despliegan la esperanza. Uno de las cosas que yo más aprecio de la gente de Asia Central, la gente con quienes me encanta trabar, es la capacidad común de retener y desplegar la esperanza. Es una de las armas más potentes que tengamos contra las dificultades grandes en el día actual. Espero al día en que la esperanza avance todo lo que hagamos, en que nuestras dificultades se atenúen, en que dejemos aparte las varias xenofobias nuestras, en que nuestras adoraciones no se dividan sino que se unan, en que consideremos como familia a la gente cerca y lejos, y en que todos vivamos mereciendo esa confianza. Ya viene el día -- Ya lo veo.

¿Por qué los mormones hacen historia familiar u obra genealógica?

Mucha gente me pregunta para qué se usan los templos mormones. Le digo que, por causa de mi tradición de fe, yo creo que las familias sean eternas. Para vivir juntos como familia después de la vida, necesitamos ir al templo para sellarnos como familia por uno que tenga la autoridad de Dios. Por eso, a través del mundo, hay tantos templos en la Iglesia de Jesucristo. Como esposos, los dos de nosotros queremos vivir como un matrimonio no sólo al muerte; queremos vivir juntos por la eternidad. Queremos estar con nuestros hijos viviendo siempre como familia. Eso es la doctrina de la familia -- Eso es la promesa del templo. Tal como Isaac y Rebeca del Antiguo Testamento trabajaron mucho para asegurar que su hijo Jacob y su esposa futura se disfrutaran de las bendiciones del matrimonio eterno, mi esposa y yo trabajamos mucho para asegurar que sea fuerte nuestro matrimonio y para criar bien a nuestros hijos. Como hicieron Isaac y Rebeca, queremos ser el hombre que tenga las llaves y la mujer que tenga la influencia (Liahona, marzo de 2011, la pta. Julie B. Beck), trabajando juntos para asegurar que nos preparemos y que llevemos a cabo la obra que Dios quiere que hagamos, como compañeros iguales en nuestras responsabilidades de esposas y padres. Yo sé que los templos de Dios nos brindan la oportunidad para alcanzar eso. En el templo, aprendemos verdades eternas y recibimos ordenanzas sagradas, todo con el propósito de llevar a cabo la inmortalidad y la vida eterna de todos nosotros (La Perla de Gran Precio, Moisés 1:39) por medio de juntar nuestras familias, eslabón a eslabón, padre al hijo, en todas las generaciones y por todo el tiempo. El estado de Indiana en los EE. UU., dentro de poco, va a tener un templo en la ciudad de Indianapolis. Al terminarse, habrá una casa abierta del templo para el público general. Recomendamos, a cualquiera que le guste, que visite al templo durante la casa abierta. ¡Les invitamos a todos que vengan a ver dentro de un templo mormón!

¿Cómo le ha ayudado el Espíritu Santo?

El reconocer como nos guía el Espíritu Santo también es vital. Distinto del Padre y del Hijo, quienes tienen cuerpos físicos y tangibles, el Espíritu Santo es un personaje de espíritu -- No tiene cuerpo físico para que nos testifique y a nuestro corazón y a nuestra mente que Dios en verdad existe y se comunica con nosotros. El Espíritu Santo nos revela la verdad, nos consuela, nos santifica, nos guía y enseña. Nuestros hijos ya son adultos, pero cuando les criábamos, consideramos que teníamos que enseñarles la importancia y de la justicia y de la misericordia, y que los dos conceptos son incompatibles. Si enseñáramos siempre la justicia y no hiciéramos caso de la misericordia, nuestros hijos llegarían a ser matones curtidos, agentes despiadados de la ley. Si enseñáramos siempre la misericordia y no hiciéramos caso de la justicia, nuestros hijos llegarían a ser consentidos y malcriados con no concepto del bien y del mal ni de la responsabilidad. El único método razonable era enseñar ambos, a veces eligiendo a meter la justicia y a veces la misericordia. Para el mayor impacto, el truco es enseñarles lo correcto al momento justo. Para cada hijo en cada situación, la única manera de meter lo correcto sistemáticamente era depender del Espíritu Santo. Como padres, cuando estuvimos confusos, el Espíritu Santo nos guió y habló de la paz a nuestras almas, y sabíamos seguir con confianza. “Y por el poder del Espíritu Santo podréis conocer la verdad de todas las cosas.” (El Libro de Mormón, Moroni 10:5.)

¿Qué bendiciones ha recibido por medio de su fe en Jesucristo?

El saber el carácter de Dios es una búsqueda importante para cada uno de nosotros. El primer Artículo de Fe en la iglesia es: “Nosotros creemos en Dios el Eterno Padre, y en su Hijo Jesucristo, y en el Espíritu Santo.” El Padre Celestial y Jesucristo son dos personajes distintos, Padre e Hijo, y cada uno de los dos tiene un cuerpo físico de carne y huesos, tangible como el del hombre, sino glorificado y perfecto. Tal como amo a cada uno de mis hijos, Dios nos ama a cada uno individualmente y quiere lo mejor para nosotros. Tal como nos comunicamos con él por la oración, él espera comunicarse con nosotros por las respuestas a nuestras oraciones si aprendemos a escucharle por su guía directo a nosotros a través del día. Todas las bendiciones que mi familia y yo con frecuencia recibimos por la fe en Jesucristo vienen por esta guía.

Tenga a bien compartir su testimonio o sentimientos sobre José Smith.

Dios ha llamado a profetas para guiar su iglesia en tiempos actuales, tal como lo hizo en tiempos antiguos. “Porque no hará nada Jehová el Señor sin que revele su secreto a sus siervos los profetas.” (El Antiguo Testamento, Amós 3:7.) Dios se preocupa por todos sus hijos aquí en la tierra. Cuando quiere guiarnos como un grupo, él se comunica con nosotros por su profeta. Cuando quiere guiarnos como individuos, él se comunica directo a nosotros. Hoy en día, buscamos respuestas a las complicaciones nuestras, y más que nunca, es importante que Dios claramente defina la fe, la rectitud y las maneras de llegar a ser más como él. Dios sigue a decirnos lo que necesitamos saber por revelar conocimiento nuevo a su profeta. De este modo, José Smith y el presidente Thomas S. Monson son iguales como Abraham, Moisés, y los profetas los de tiempos antiguos. Tal como Abraham y Moisés tenían la autoridad de Dios de hablar a la gente de la tierra en su época, José recibió dicha autoridad de hablar a la gente de su día, y el pte. Monson tiene la autoridad de Dios de hablar a la gente sobre la tierra actualmente. Esta autoridad se restauró al mundo cuando los apóstoles Pedro, Santiago y Juan se aparecieron a José Smith para conferir sobre él la autoridad del sacerdocio de Dios, tal como Cristo la confirió sobre los tres de ellos. Debido a este evento, en forma similar, como padre de mi familia, tengo la autoridad de Dios para dirigir, enseñar y persuadir a mi familia que anden en el camino que deben seguir, y así hacen mis hijos varones para sus propias familias. Yo sé que esta autoridad está disponible a cada padre.

Comparta sus sentimientos o testimonio sobre la restauración del Evangelio.

Todos los momentos no son iguales. Unos momentos tiene más sentido que otros. Es una experiencia rara ver a Dios cara a cara, ojo a ojo. Tal era la experiencia de José Smith, un joven de catorce años que hizo preguntas importantes con la confianza que el Señor le revelara las respuestas. El élder Neal A. Maxwell relata la experiencia del profesor Arthur Henry King al leer el cuento de la visión de José Smith. Hermano King era el inglés prototípico, con bombín (sombrero Derby) y varios títulos académicos, y eso es como él reaccionó a la Primera Visión: “Cuando leí la historia de José Smith, me impresionó mucho. No era fácil impresionarme; como especialista en redacción y estilo, através de mi vida, no me suelo impresionarme fácilmente. Pues, cuando leí su historia, yo pensé: Esto es una cosa extraordinaria. Asombrosamente, él ofrece este cuento impasible con total naturalidad. Este hombre no intenta a convencerme de nada. No siente la necesidad. Él expone lo que le pasó, y lo expone no con entusiasmo, sino en una manera bien natural. No quiere que yo llore o que sienta extático. Eso me impresionó, y empezó a formar mi testimonio, porque yo entendía que este hombre hablaba la verdad. Y su prosa no es la de uno que intente resolverlo para que todo sea ingenioso. Es la prosa de uno que lo diga de forma realista, que enfoque todas sus capacidades a expresar la verdad y no pensar en nada más. Y sobre todo, mientras él escribía de José Smith, no pensaba de José Smith -- No pensaba en su efecto sobre otros, ni en afectarse ni en adoptar una postura, sino sólo en ser si mismo.” (Symposio del Antiguo Testamento del año 1991 de SEI, el Sistema Educativo de la Iglesia.) Todos nosotros podemos saber que Dios restableció la plenitud del evangelio por medio del profeta José Smith. El Libro de Mormón no sólo es un espectáculo musical popular; es un libro que cada día cambia las vidas de personas como usted. ¿Cambiará la vida suya?

La manera en que vivo mi fe

Mientras crecían mis hijos, yo sabía que la fe simple que tuvieron como niños se reemplazó por todas las preguntas importantes de la juventud. Como padres, alentábamos la investigación intelectual por medio de leer mucho, de discutir y charlar continuamente con nuestros hijos. Nos ayudó que mi esposa y yo de costumbre opinamos en extremos opuestos, así que los hijos crecían sabiendo bien la importancia de portarse de forma agradable al no estar de acuerdo y de explorar para encontrar soluciones propias. Mas nos unimos como padres en cuanto a las verdades eternas, y nos fue importante que nuestros hijos tuvieran la confianza de lograr respuestas concretas. Podían lograr opiniones concretas de nosotros sus padres, y podían lograr soluciones concretas directo de Dios. En particular, fue muy importante que las lograron en cuanto a los asuntos de la fe, por ejemplo, vivir rectamente, guardar los mandamientos, mantenerse limpio y puro, o seguir lo más importante de la ley (Mateo 23:23). Cuando eran adolescentes, gastábamos muchas horas estudiando las escrituras y hablando del evangelio, haciendo del estudio un juego cuando sea posible. Nos divertimos con caramelos – Era un juego sólo cuando se divertían los hijos. Por medio de eso, nuestros hijos aprendieron a tomar una postura y luchar por lo que saben es lo derecho, aunque se queden solos. En general, han hecho decisiones dignos de ser adultos, aun cuando eran adolescentes. Ellos siguen haciendo lo justo, guardándose en el sendero estrecho y angosto. Como familia, queremos estar con aquellos que tomen una posición por lo bueno, que sean personas de acción por lo que sabemos es lo correcto. Me da gusto de encontrar a tantos amigos con quienes tenemos en común los principios altos y la fe fuerte, independiente de sus comunidades, tradiciones religiosas, orígenes o fondos culturales. El banquete a la mesa se enriquece por la diversidad en los gustos, idiomas, culturas, historias, intereses nacionales y creencias.