mormon.org México
Emilio Sáenz: conductor de eventos, maestro de ingles, converso, universitario, Mormón.

Hola soy Emilio Sáenz

Acerca de mí

Tengo 24 años, soy universitario, enseño inglés a niños de primaria y soy conductor de eventos relacionados con el anime, la música y la cultura de Japón y Corea. Aprender del mundo en el que vivo es importante para mí; en La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días he aprendido que ese ese es uno de los propósitos de nuestra vida en la Tierra, para evitar tomar decisiones de las cuales tenga que arrepentirme, ya que "Es imposible que el hombre se salve en la ignorancia".

Por qué soy mormón(a)

Desde mi adolescencia busqué llenar un vacío espiritual que no sabía que tenía. Se me había enseñado a amar y temer a Dios, pero nunca se me había dado la oportunidad de conocerlo plenamente. Siempre tuve curiosidad de conocer en qué creen los mormones, al ver a dos misioneras con su placa de la Iglesia lo primero que hice fue llenarlas de preguntas, después de lo cual accedieron a enseñarme su mensaje. Sentí que lo que ellas me enseñaban era realmente para mí, así que no dudé dos veces en ponerlo a prueba y preguntar a Dios si eran verdaderas sus palabras. Por medio del Espíritu Santo sentí que era verdadero. Debido a la fuerte oposición de mi familia, pasé un año entero leyendo el Libro de Mormón, leyendo las revistas de la Iglesia y asistiendo a las reuniones, hasta que por fín logré entrar a las aguas del bautismo y recibir todas aquellas bendiciones que el Señor tenía preparadas para mí y mi familia, la cual por cierto aún no ha aceptado el Evangelio, sin embargo, yo me mantengo fuerte, serví una misión de dos años predicando el mismo mensaje que las misioneras compartieron conmigo y ahora soy felíz con lo que he recibido. Mi vida tiene propósito y gozo al conocer estas verdades.

Historias personales

¿Podría hablar sobre las misiones de la Iglesia y su participación en ellas?

Los misioneros y misioneras de la Iglesia se esfuerzan por hablar y contactar con cuantas personas les sea posible, ya que el mensaje que comparten es el más hermoso y esperanzador que puede haber, un mensaje que puede traer paz, fortaleza y prosperidad a cuántas personas desean escuchar y actuar segun el mensaje que reciban. Serví como misionero por dos años, compartí con muchas personas estas verdades, y he visto cómo les ha cambiado sus vidas para bien, y lo más importante: Llegan a conocer a Dios tal cual es, un Padre amoroso que está siempre cerca de ellos.

La manera en que vivo mi fe

Es un honor servir al Señor como líder de un grupo de hermanos a los que puedo ayudar a elevarse por encima de sus debilidades, no porque yo me considere mejor que ellos, sino porque el hacerlo ha traído bendiciones para mi vida; aprendo a ser humilde, paciente y bondadoso, además de que estas cosas me han dado el consuelo que necesito en los tiempos más difíciles. Visito a las personas que han dejado de asistir a la Iglesia por un largo tiempo o a los que pasan por dificultades, porque se que ellos se están perdiendo de la seguridad y la paz que trae el estar cerca del Señor. Mientras ayudo a otros, mis defectos se convierten en fortalezas.