mormon.org México
Travis: Travis, Texas, Padre, Consejero Financiero, Finanzas, Esposo, Mormón.

Hola soy Travis

Acerca de mí

Vivo en Texas con mi esposa y tres niños. Trabajo como consejero financiero y me gusta ayudar a las personas con sus finanzas. Nos mantenemos ocupados con mi trabajo, mis estudios y corriendo detrás de nuestros pequeñitos. Para divertirnos nos gusta relajarnos con nuestros amigos. Inglés es mi idioma natal pero aprendí español en Guatemala como misionero de la iglesia. Si usted me conoce, siéntese libre de hacerme preguntas. Me gusta compartir las verdades que se.

Por qué soy mormón(a)

Mis padres y toda me familia son mormones, así que nunca dudé la veracidad de las enseñanzas que recibí en mi niñez y juventud. Sin embargo, cuando era joven, nació dentro de mí un deseo de saber por mí mismo. Decidí preguntar a Dios. No vi ángeles ni visiones, pero sí sentí un gran sentimiento de paz y calma, o sea, sentí que las enseñanzas que había recibido eran verdaderas. Ahora sé sin ninguna duda que esta es la iglesia verdadera de Jesucristo. El vivir las enseñanzas de la iglesia me ha traído mucha felicidad. Todo lo bueno en mi vida lo debo a las verdades que se encuentran dentro de la iglesia.

Historias personales

¿Qué ha hecho usted para proteger a su familia de influencias indeseadas y que haya tenido éxito?

Con las varias influencias que atacan a las familias de manera directa o indirecta, es importante, más que nunca, fortalecer a la familia. Nosotros no somos perfectos, pero estamos haciendo unas cosas que sí nos ayudan. Hacemos oración como familia lo más que podamos. Leemos las escrituras cada día como familia. Y mi esposa y yo apartamos tiempo para estar juntos los dos para conocernos aún más. Hemos visto que al grado que ponemos el Señor primero somos más felices.

La manera en que vivo mi fe

Claro que no soy perfecto pero las enseñanzas de Jesucristo me brindan fe y esperanza de que puedo mejorar y de que puedo regresar a la presencia de mi Padre Celestial junto con mi familia. Leo las escrituras. Hago oración personal y con mi familia. Asisto a las reuniones de la iglesia. Presto servicio en la comunidad. Para ser breve, trato lo más que puedo seguir las enseñanzas de Jesucristo.