mormon.org México
Tanner: colorado, cuernavaca, basquetbol, Mormón.

Hola soy Tanner

Acerca de mí

Actualmente soy misionero en México, Cuernavaca. Me encanta compartir el Evangelio, especialmente con la gente mexicana. También, me gusta jugar basketball, tenis, y ping pong. Ya me gradué de la prepa y fui un año a la universidad. Pienso estudiar negocios en BYU como mi papá. Quiero poder servir a otros por lo largo de mi vida. He tenido tantas experiencias tan bonitas en las cuales he podido sentir el Espíritu Santo ayudándole a alguien a acercarse a Cristo. Me gusta hacer amigos nuevos y compartir con ellos experiencias de la vida al igual escuchar las experiencias de ellos. El tesoro de mi vida es mi familia. Amo a mis papás y a mis hermanitos. Deseo siempre ser un ejemplo excelente para que ellos sean mejores personas que yo soy. Creo mucho en los cambios que podemos hacer como seres humanos todos los días para poder ser mejores y vivir más felizmente.

Por qué soy mormón(a)

Yo he tenido que recibir respuestas de mi Padre Celestial para poder mantenerme firme en mis creencias y valores. Yo crecí dentro de esta religión pero cuando llegué a los 14 años, tenía dudas y veía que mis amigos empezaban a hacer cosas que no eran tan buenas. Yo de verdad quería saber si las creencias de mis padres eran ciertas y si me podían servir a mi en mi vida. En la iglesia, creemos en un libro que se llama el Libro de Mormón. Yo quería saber si el libro era verdadero, un libro inspirado por Dios. Entonces decidí leerlo por completo y orar para preguntarle a Dios si esta iglesia es su única iglesia sobre la faz de la tierra. Él me contestó en una noche cuando yo estaba arrodillado. Sentí un ardor en mi corazón y sabía que era el Espíritu Santo diciéndome que ésto era verdad. He visto tantas bendiciones en mi vida por ser miembro de esta iglesia. He dedicado toda mi vida para ayudar a los demás a tener la felicidad que yo disfruto todos los días. Soy feliz y por eso soy mormon.

La manera en que vivo mi fe

En la iglesia, tenemos bastantes oportunidades de servir a los demás. Yo fui un líder de un grupo de hombres jóvenes en la universidad. Pude trabajar con cada uno de estos 30 jóvenes para ayudarles a tener éxito en sus vidas. En vez de que yo les enseñé mucho, ellos me enseñaron de la unidad, la caridad, y la preparación. Ese llamamiento que tuve me ayudó a olvidarme de mi mismo y a empezar a preocuparme por los demás que me rodean. Encontré que la vida es más plena y feliz cuando buscamos el bienestar y servimos a los demás. He podido poner en práctica este principio más durante mi servicio aquí en México. Soy misionero y tengo la oportunidad de ir a las casas de las personas para ayudarles a superar sus problemas y a ser más felices. Sé que estas personas nada más pueden encontrar la felicidad verdadera por medio de las enseñanzas de Jesucristo. Trato de enseñarles estas enseñanzas para que las pongan en práctica en sus vidas y en las vidas de sus familias. También demuestro mi amor hacia mi familia porque sé que estaremos juntos para toda la eternidad. Trato de servirles cuando pueda y sé que en las familias se encuentra la felicidad que buscamos todos en esta vida.