mormon.org México

Hola soy Ken

  • Kenneth Barber
  • Kenneth Barber
  • Kenneth Barber
  • Kenneth Barber
  • Kenneth Barber
  • Kenneth Barber
  • Kenneth Barber
  • Kenneth Barber

Acerca de mí

Mi trabajo me lleva por todo de la isla de Irlanda. Esa es la parte que más me gusta. Un hermoso país con clima en en el que se pueden sentir "las cuatro temporadas en un solo día.” Me encanta el senderismo y conocí a mi esposa en un curso de liderazgo de montaña. Ahora somos dos, más tres hijos y dos nietos. Me encanta ser un padre y abuelo.

Por qué soy mormón(a)

Siempre he buscado la verdad y el significado o el propósito de la vida. Después de muchos años de buscar, de leer la Biblia y de averiguar acerca de otras iglesias y religiones, llegué a la conclusión de que no había ninguna iglesia que representara las enseñanzas de Jesucristo de acuerdo a lo que había leído en la Biblia. Así que decidí no unirme a ninguna iglesia, sino criar a mis hijos según lo que yo entendía que era lo correcto de acuerdo a la Biblia. También sentí que fumar y beber no eran buenos para mí o un buen ejemplo para mis hijos, así que decidí que empezando el primero de enero de 1989, yo nunca volvería a fumar ni a beber. En el 6 de enero de 1989, dos misioneros de La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días llamaron a mi puerta. Mi esposa los invitó a pasar a hablar conmigo, ya que regularmente recibía a personas de otras iglesias. Nunca antes había oído de esta Iglesia. Hablamos más o menos por una hora, y me dieron un ejemplar del Libro de Mormón y me pidieron que lo leyera y orara para saber si era verdadero. Entonces me preguntaron cuándo podrían regresar, pero yo les dije que no podían, que si yo los necesitaba, yo los encontraría. Se fueron, y tan pronto como lo hicieron, comencé a leer el Libro de Mormón. Mientras leía, me sentí completo y satisfecho, y sabía que el Libro de Mormón era la palabra de Dios y que era la pieza que faltaba del rompecabezas que yo había estado buscando. Había encontrado la verdadera Iglesia de Jesucristo sobre la tierra. Pero yo quería hacer lo que habían pedido los misioneros, así que me arrodillé y oré y le pedí saber a Dios en el nombre de Su Hijo si el Libro de Mormón era verdadero, y recibí un poderoso testimonio de que es la palabra de Dios. Oré por que regresaran los misioneros, y lo hicieron al día siguiente. Me bauticé en el 26 de enero de 1989, y ha sido la mejor decisión que he tomado en mi vida.

La manera en que vivo mi fe

Mi fe en Jesucristo es muy importante para mí. Ayudo con proyectos de servicio en la Iglesia y en la comunidad. Por medio de esto he llegado a saber que lo que Jesús enseña es verdadero. Encontramos gran felicidad y gozo al ayudar a los necesitados, y también me he dado cuenta que ayudar a los demás me permite concentrarme en las cosas que más importan en la vida. También aprendí esta lección gracias al ejemplo de mis tías que cuidaron de mi familia cuando mis padres fallecieron. Habían seis niños de 2 a 16 años de edad, y mis tías sacrificaron de sí para cuidarnos y mantenernos juntos como familia. Esto no fue fácil para ellas, ya que en ese entonces eran solteras y estaban en sus cuarentas. Antes de que ellas murieran, mi hermano y yo tuvimos la oportunidad de darles las gracias por lo que habían sacrificado, pero nos dijeron que no habían sacrificado nada y al contrario, habían adquirido todo. Ellas fueron verdaderos ejemplos para mí del amor semejante al de Cristo y sacrificio por los demás.