mormon.org México

Hola soy Kaiping.我是凱平.

  • Mao KaiPing
  • Mao KaiPing
  • Mao KaiPing
  • Mao KaiPing
  • Mao KaiPing
  • Mao KaiPing
  • Mao KaiPing
  • Mao KaiPing

Acerca de mí

Soy padre y esposo. Tengo una esposa hermosa y dos hijos maravillosos, y ellos tienen un fuerte testimonio del Padre Celestial y de Jesucristo. Asimismo, trabajé en una industria automotriz por veintiocho años, pero ahora trabajo como guía turístico. Hago recorridos guiados para personas que provienen de China y que quieren conocer Taiwán. Cuando hablo de las muchas religiones que hay en Taiwán, a la mayoría de las personas no le interesa. Eso me hace apreciar ser miembro de la Iglesia, porque sé del valor y de la verdad de este Evangelio. También soy voluntario en Taiwán Historica y en el Museo de Historia Nacional de Taiwán. Cada vez que explico a otras personas acerca de los 400 años de historia de Taiwán, aumenta mi cariño por este país.

Por qué soy mormón(a)

Mi abuela nació en la Dinastía Ching, y era una cristiana fiel. Cada día, ella leyó la Biblia y oró para que su posteridad sea protegida y reciba la paz de Dios. Con el tiempo, mi padre se mudó a Taiwán. Cuando tenía diecisiete años, estaba en casa con mi hermano menor. Miré por la ventana y vi a dos misioneros mormones que iban de puerta en puerta en nuestro vecindario. De pronto, tuve un sentimiento cálido en mi corazón que me instó inmediatamente a caminar hacia ellos y hablarles. Dos meses después, me bauticé. Sé que Dios dio respuesta a las oraciones de mi abuela, porque he encontrado paz y gozo en este Evangelio.

La manera en que vivo mi fe

Creo que el servicio es la parte más importante de vivir mi fe. He aprendido que al prestar servicio a los demás trae bendiciones a mi vida. Por ejemplo, cuando era joven, organicé una actividad para todos los miembros solteros de Taiwán. Fue allí donde conocí a mi esposa. Debido a esta experiencia, aprendí que el servicio a los semejantes es la mejor manera de vivir la religión de uno, tal y como se manifiesta en el Libro de Mormón: “Cuando os halláis al servicio de vuestros semejantes, sólo estáis al servicio de vuestro Dios”.