mormon.org México

Hola soy Jeremy

  • Jeremy Dick
  • Jeremy Dick
  • Jeremy Dick
  • Jeremy Dick
  • Jeremy Dick
  • Jeremy Dick
  • Jeremy Dick
  • Jeremy Dick

Acerca de mí

He programado computadoras desde que tenía 13 años, y desde esa tierna edad supe exactamente lo que quería hacer con mi vida. A pesar de que las máquinas han evolucionado en casi todos los aspecto, los principios de los programas no han cambiado mucho en 45 años. He tocado instrumentos musicales por mucho más que eso: piano, chelo y acordeón, y desde la llegada de los medios digitales he desarrollado una pasión por la fotografía. Mi esposa y yo tenemos 5 hijos, y ¡parece que han resultado algunos ingenieros, algunos artista y una enfermera! Tres están casados, actualmente tenemos dos nietos. Nuestra creciente y multigeneracional familia nos brinda una alegría enorme. Llevé a mi familia a vivir a Francia por un par de años, así que la mayoría de mi familia habla Francés, y con frecuencia visitamos países que hablan Francés.

Por qué soy mormón(a)

Conocí a los misioneros mormones en Londres, cuando era estudiante. Aprendí acerca de sus creencias, y tuve una serie de experiencias espirituales que me ayudaron a comprender que Jesucristo fue mucho más que un Gran Maestro, de que Él hizo algo realmente asombroso por mí que hace que la práctica de la fe, esperanza y amor sean importante en esta vida. Llegué a sentir el amor que Dios tiene por mí por medio del Espíritu Santo. Después de muchos meses de cuidadosa consideración, también decidí que amaba a esa gente, a su hospitalidad y a los sorprendentes valores familiares. Yo quise ser parte de eso, y lo he sido desde ese entonces. Me casé con una miembro de La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días, y he criado a mis hijos para que tengan la misma fe en Jesucristo.

La manera en que vivo mi fe

Todos los días trato de estar a tono con el Espíritu de Dios leyendo las Escrituras inspiradas y orando. Esta práctica me brinda un conocimiento espiritual que me ayuda a no pensar en mí y me saca de mi pequeño mundo de la computadora en la cual siempre estoy trabajando. La vida en la Iglesia me da muchas oportunidades de ayudar y servir a otros, y eso me ayuda a mí constantemente, a poner mis pequeños desafíos en perspectiva. Me encanta ayudar a las personas a encontrar soluciones a los desafíos por medio de una combinación de ayuda práctica y la aplicación de la fe en Jesucristo. Él hace que esto sea posible y que nuestro cambio valga la pena. Tal como muchos hombres en la Iglesia yo poseo un oficio en el sacerdocio, puedo ser un ministro para mi familia, y esto me brinda más dimensión a la responsabilidad de ser esposo, padre y abuelo.