mormon.org México

Hola soy Jane

  • Jane Clayson Johnson
  • Jane Clayson Johnson
  • Jane Clayson Johnson
  • Jane Clayson Johnson
  • Jane Clayson Johnson
  • Jane Clayson Johnson
  • Jane Clayson Johnson
  • Jane Clayson Johnson

Acerca de mí

Al igual que otras mujeres, permanezco activa, administrando los muchos asuntos de una vida plena. Soy una madre muy ocupada. También me encanta viajar, hacer el jardín, cocinar y ser voluntaria en la escuela de mis hijos. Trabajé durante muchos años como periodista para el noticiero de ABC en Los Ángeles y el de CBS en Nueva York. En la actualidad, trabajo tiempo parcial como locutora de radio.

Por qué soy mormón(a)

Soy mormona porque amo al Señor Jesucristo. Al ejercitar fe en Él, recibo la bendición del Espíritu Santo en mi vida. Mi Iglesia me eleva, me fortalece y motiva a SER buena y a HACER lo bueno. Los primeros principios y ordenanzas del Evangelio son sencillos: Fe, arrepentimiento, bautismo, recibir el don del Espíritu Santo. Crezco y me fortalezco como persona a medida que guardo los mandamientos, procuro cumplir la voluntad de Dios en mi vida, nutro mi fe y me arrepiento. Al compartir mis bendiciones personales, mi familia se fortalece y elevo a las personas que están a mi alrededor. El Evangelio es un don supremo en mi vida que yo valoro mucho.

Historias personales

¿Podría explicar la función que desempeña la oración en su vida?

Al orar, me siento cerca de mi Padre Celestial y siento Su influencia guiando mi vida. Si he aprendido algo, es esto: Dios nos conoce, Él nos ama y está presto para ayudarnos. Cuando oro, me veo a mí misma trayendo mis problemas y mis luchas ante Dios. En mi mente, literalmente deposito todo ante Sus pies y con humildad le pido que me ayude, y Él nunca me ha fallado. En ocasiones, mis oraciones no reciben una respuesta inmediata. Pero, a la larga, a medida que ejercito la fe, percibo impresiones delicadas, susurros del Espíritu y recibo las respuestas que busco. La oración es una cuerda de salvación para mí. Es uno de los aspectos más importantes de mi vida. Si le preguntamos, Él nos contestará. No tengo ninguna duda. Ésta es una bendición extraordinaria y es la promesa que Dios nos hace a cada uno de nosotros.

La manera en que vivo mi fe

Mi fe es muy importante para mí… De hecho, lo es todo para mí y mi familia. Por medio del evangelio de Jesucristo me siento motivada a ser una mejor persona. Mi esposo y yo enseñamos a nuestros niños a ser amables, comprensivos, generosos y amorosos. Oramos juntos como familia y aprendemos sobre Jesucristo al leer las Escrituras y contar los relatos de la Biblia. Todos los lunes por la noche, pasamos un tiempo en familia, en el que conversamos sobre la fe, el servicio, desarrollar un buen carácter y hacer cosas difíciles. Los domingos, enseño canciones sencillas y hermosas a unos 65 niños en mi congregación local. Es algo que disfruto mucho y estoy agradecida por la oportunidad de sentir el Espíritu y compartir mi testimonio por medio de la música.