mormon.org México

Hola soy Helmut

  • Helmut Wondra
  • Helmut Wondra
  • Helmut Wondra
  • Helmut Wondra
  • Helmut Wondra
  • Helmut Wondra
  • Helmut Wondra
  • Helmut Wondra

Acerca de mí

Crecí en la ciudad de Viena, y debido a que mi padre trabajaba en el teatro estuve expuesto al arte desde una temprana edad. Siempre me han interesado la literatura, el teatro, las bellas artes y la buena música de todo tipo. Me encanta viajar, y mi trabajo es una excelente combinación de música y viajes, porque me dedico a organizar conciertos para giras de grupos instrumentales por Austria y las naciones vecinas. Me resulta muy satisfactorio ayudar a crear experiencias significativas para otras personas. En mis tiempos libres, me gusta salir a trotar o a escalar. Amo la naturaleza y la buena comida. Para mí, no existe nada mejor que pasar una buena velada con los amigos y la familia en un restaurante vienés o Heuriger. Lo más importante de mi vida es mi familia. Mi amada esposa había sido una de mis mejores amigas durante mi adolescencia, antes de que fuéramos novios. Siempre quisimos tener hijos, pero por un tiempo, pareció que este sueño no se iba a poder cumplir. Es por ello, que nos sentimos tan agradecidos de tener dos maravillosos hijos que traen tanta actividad y gozo a nuestra vida.

Por qué soy mormón(a)

Me crié en una familia muy creyente. Mi madre era mormona desde que nació y mi padre se unió a la Iglesia cuando era un joven estudiante de filosofía y teatro. Nuestra religión siempre desempeñó una función importante en nuestra vida y pude aprender muchísimo del ejemplo de mis padres. Siempre he sentido la influencia de nuestro Padre Celestial en mi vida y siempre creí en Él y en Su Hijo Jesucristo. Ciertamente, tuve mi tiempo de escepticismo durante la adolescencia, pero al estudiar las Sagradas Escrituras y al orar en forma regular, aumentó mi fe y decidí servir una misión para ayudar a otras personas a desarrollar una relación personal con Dios. Las experiencias especiales que tuve en estos dos años fortalecieron mi creencia en el evangelio de Jesucristo, así como mi respeto y aprecio por las personas de otras creencias. Me imagino, que algunas preguntas pueden quedar sin respuesta, pero yo sé que hay un Dios que es nuestro amoroso Padre Eterno, y que Jesucristo es nuestro Redentor. La seguridad espiritual que he sentido y experimentado con frecuencia me ha brindado gran gozo, fortaleza y consuelo en tiempos difíciles.

La manera en que vivo mi fe

Vivo mi religión al tratar de seguir las enseñanzas de Jesús, en especial, Su mandamiento de amar a los demás como Él nos ha amado. Mi religión me enseña que todas las personas son hijos preciados de Dios, sin distinción de razas, credos u otras afiliaciones; por tanto, me esfuerzo por tratar a cada persona con respeto y amabilidad. Dios aún habla a los profetas en nuestros días, quienes dirigen la Iglesia; por ello, me esfuerzo por seguir su consejo lo mejor que pueda. Oro y leo las Sagradas Escrituras con frecuencia, porque me ayudan a permanecer centrado en lo que realmente importa en la vida y a seguir en contacto conmigo mismo y con mi Padre Celestial. Me siento agradecido de compartir estas creencias con mi esposa, Julia. Juntos tratamos de criar a nuestros hijos de un modo que les facilite el creer en Dios y sentir Su influencia. Creemos, que Jesús no sólo nos redimió como personas, sino que proporcionó una manera en que las familias pueden estar unidas para siempre. Valoramos mucho esta creencia e influye profundamente en nuestro matrimonio y en nuestra familia. Actualmente, presto servicio como obispo de mi barrio y me esfuerzo por dirigir a la congregación como pienso que el Señor desea que lo haga. Me resulta a veces difícil, hallar equilibrio entre mi familia, mi empleo y mi servicio voluntario en la Iglesia, pero también siento que mi familia y yo, hemos sido grandemente bendecidos por acercarnos al Señor.