mormon.org México

Hola soy Grant

  • Grant Kohler
  • Grant Kohler
  • Grant Kohler
  • Grant Kohler
  • Grant Kohler
  • Grant Kohler
  • Grant Kohler
  • Grant Kohler

Acerca de mí

Soy la tercera generación de una familia granjera productora de leche. Cuando era joven, me encantaba la granja, así como también trabajar con mis padres y mis ocho hermanos. Tenía el deseo de criar a mis hijos de la misma manera en la que crecí. Me gradué de la universidad y volví a la granja. Conocí a mi querida esposa en mi segundo año de universidad y me casé con ella; formamos una familia y hemos sido bendecidos con un hijo y cuatro hijas. Hemos disfrutado ser parte de su vida y ahora disfrutamos de nuestros nietos. Creo que el trabajo arduo y laborar juntos han otorgado a nuestros hijos, así como a nuestros nietos, el respeto hacia la familia y la vida. Me uní a Búsqueda y rescate, y obtuve mi certificación de paramédico. Luego me uní a la organización voluntaria de ambulancias del condado. Prestar servicio a las personas en la comunidad me brindó mucha alegría al servir y al marcar una diferencia en la vida de los demás.

Por qué soy mormón(a)

Fui criado en La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días, siempre me ha gustado el enfoque de la Iglesia en la familia. Como familia asistimos a la Iglesia y también hicimos la noche de hogar todos los lunes, en las cuales aprendimos más de las Escrituras acerca de Jesucristo, Su vida y Sus enseñanzas. Crecer en una granja lechera nos dio la oportunidad de trabajar juntos y de mantenernos unidos. Después de mudarme de casa, deseaba servir una misión, pero debía saber por mí mismo que la Iglesia es verdadera. Aprendí por mí mismo mediante mucho estudio y oración que cada uno de nosotros puede saberlo. Sé que Jesucristo vive, que me ama y que podemos volver a vivir con Él otra vez como familias.

La manera en que vivo mi fe

Una de las bendiciones más grandes en mi vida ha sido prestar servicio a las personas. La satisfacción que proviene de servir a los demás nos acerca más a nuestro Salvador Jesucristo. Al asistir a las reuniones dominicales de la Iglesia, he tenido la oportunidad de servir como maestro de los jóvenes, con los adultos y con muchos otros llamamientos. Lo más importante es que todos nosotros estamos tratando de mejorar nuestra vida y de ayudarnos los unos a los otros. Asimismo, algo importante es aprender de las Escrituras e intentar vivir como Jesucristo desea que lo hagamos.