mormon.org México

Hola soy Dave

  • Dave Hanley
  • Dave Hanley
  • Dave Hanley
  • Dave Hanley
  • Dave Hanley
  • Dave Hanley
  • Dave Hanley
  • Dave Hanley

Acerca de mí

Dirijo una próspera agencia de redes sociales que respalda a algunas de las marcas más importantes del mundo. Mi increíble socio de negocios es uno de mis mejores amigos, y resulta que es gay. Combinamos trabajo, ocio y familia, y nos apoyamos el uno al otro en actividades y eventos. Me casé después de la universidad y mi esposa y yo criamos a cuatro niños que les encanta nadar en Puget Sound casi todos los días cálidos, les encanta Seattle y disfrutan los juegos de los Marineros y los Sounders. (¡Ojalá regresaran los Sonics!) Crecí en el sur de California. Fui a la Universidad Brigham Young y a Stanford. Seattle ha sido mi hogar durante diez años y no tengo la intención de irme nunca.

Por qué soy mormón(a)

Cuando era adolescente me cuestioné seriamente la validez de la fe mormona de mis padres, e incluso me levanté una vez en una reunión de la Iglesia y declaré que no tenía ni idea si esa Iglesia era verdadera o no. Aquello me puso en un camino de descubrimiento, en el que aprendí a orar de verdad… para ser exacto, a comunicarme con mi Hacedor en lugar de simplemente hablar con mi almohada. De experiencia en experiencia, he llegado a creer en Dios, a tener fe en Jesús y a aceptar que la Iglesia SUD contiene la verdad de Dios y todas las enseñanzas de Jesús.

La manera en que vivo mi fe

Cuando trabajas en publicidad, te encanta la música y vives la cultura "pop" es fácil que la gente se imagine erróneamente que no eres mormón. Algunas pistas revelan mis antecedentes SUD: asistí a la Universidad Brigham Young, fui misionero en la ciudad de Nueva Jersey y reservo los domingos para ir a la Iglesia y reflexionar con tranquilidad. Pero vivo mi fe interiormente: Creo en Dios, busco Su amparo por medio de la oración, apoyo a quienes tienen dificultades en la vida y hago todo lo que está a mi alcance para ayudar a los que enfrentan adicciones, depresión y desafíos en la vida. Lo que está afuera significa muy poco en comparación con lo que está en nuestro corazón.