mormon.org México

Hola soy Cécile

  • Cécile Pelous
  • Cécile Pelous
  • Cécile Pelous
  • Cécile Pelous
  • Cécile Pelous
  • Cécile Pelous
  • Cécile Pelous
  • Cécile Pelous

Acerca de mí

Crecí en una familia grande en las afueras de París. ¡La única niña con ocho hermanos! Con mi familia aprendí la importancia de dar y recibir. Con nueve niños en el apartamento, aprendimos a ayudarnos mutuamente. Soy diseñadora de modas y he trabajado con casas de moda de París, pero casi toda mi carrera la he hecho con Christian Dior. Amo a los niños y siento satisfacción al trabajar con huérfanos de países en vías de desarrollo como Nepal y Marruecos.

Por qué soy mormón(a)

Crecí con padres maravillosos en otra religión. Era estudiante universitaria cuando visité los Estados Unidos y pasé un par de días en Utah. Me impresionaron los mormones y sentí mucha paz en ese lugar. Tres años después, los misioneros mormones tocaron a mi puerta. Los hice pasar y empecé a escuchar su mensaje. Les dije que hasta que tuviera la certeza de que lo que me enseñaban era verdad, no me iba a unir a su iglesia. Me dieron el Libro de Mormón, lo puse en una mesa y ni siquiera lo abrí. Pero un día lo vi ahí tirado y pensé: “Tengo que leerlo”. Empecé a estudiarlo. Así comenzó mi afán por saber por mi propia cuenta si Jesucristo realmente vivía. Una noche me arrodillé a orar para buscar respuesta a esa pregunta. Me propuse no dejar de orar hasta que la obtuviera. Oré toda la noche, lo cual nunca había hecho antes. Luego vino la respuesta. Es difícil de describir. Fue un intenso sentimiento de paz y de luz. Todo se veía muy claro. Sabía que Jesús vivía y que ésta era Su Iglesia, y no podía negarlo. Al día siguiente le dije a los misioneros que sabía que Jesús vivía y que lo que me enseñaban era verdad. Me bauticé poco tiempo después. Soy mormona porque llegué a saber que ésa es la iglesia verdadera de Jesucristo. Eso fue hace más de 37 años y he tratado de vivir de la forma en que Jesús desea.

La manera en que vivo mi fe

Vivo mi religión al seguir las enseñanzas de Jesús. Él nos pidió que nos sirvamos, que ayudemos al pobre y al necesitado, y que consolemos al enfermo y al afligido. A eso he dedicado mi vida.