mormon.org México

Hola soy Cassandra

  • Cassandra Barney
  • Cassandra Barney
  • Cassandra Barney
  • Cassandra Barney
  • Cassandra Barney
  • Cassandra Barney

Acerca de mí

Mi nombre es Casandra. Mi esposo Dan y yo estamos criando a tres hijas, cultivando una huerta y un poco de caos productivo en nuestro hogar. El arte es una profesión para mí, pero también lo hago como diversión. También me encanta bailar espontáneamente y coser, y no puedo encontrar el suficiente tiempo en el día para hacer todo lo que me gustaría hacer.

Por qué soy mormón(a)

El mormonismo me proporciona una perspectiva única sobre la vida y la relación con los demás. Me brinda un lente a través del cual puedo ver mi vida, los desafíos y los triunfos, y aprender de todo ello de modo holístico. También sé que no estoy sola, que Dios me ama y escucha mis oraciones, Él quiere que yo sea feliz. Soy una persona mucho más feliz viviendo mi fe como mormona.

Historias personales

¿De qué manera podemos desarrollar mayor armonía en nuestro hogar?

Cada noche entro de puntillas a las habitaciones de mis hijos para arroparlos y susurrar: “buenas noches”. Recuerdo una noche en particular, cuando me sorprendió lo mucho que mi hija mayor había crecido. Me puse a pensar en lo rápido que pasaba el tiempo y lo mucho que todavía quería enseñarle. Esa noche fue un momento decisivo para mí. Mi actitud hacia ella y mis otros dos hijos cambió al darme cuenta de que cada día es una oportunidad para amarlos, enseñarles y aprender de ellos. El sentimiento de gratitud que siento porque puedo ser su mamá, ahora y siempre, hace que incluso el día más difícil sea pasable.

La manera en que vivo mi fe

Me siento muy afortunada de ser artista porque no sólo puedo pasar mis días haciendo lo que me gusta hacer, y trabajar junto a mi familia, a veces también tengo la oportunidad de inspirar a otros. A fin de cuentas, es una meta en la que continuo trabajando y aspiro alcanzar a medida que pinto. Quiero compartir lo que he aprendido y lo que he experimentado con los demás. He estado sirviendo como líder de servicio caritativo en la Iglesia de mi comunidad. Ha sido mi responsabilidad asegurarme de que si alguna persona tiene necesidades, por ejemplo, si alguien está enfermo y necesita que le lleven comida o ayuda de cualquier tipo, me aseguro de cubrir esas necesidades. Muchos miembros de la Iglesia han ayudado de innumerables maneras. Se me hace un nudo en la garganta al pensar en lo maravilloso que es que tanta gente esté dispuesta a dar y servir de manera silenciosa. Es una sensación dulce y cálida el saber que hay tantas personas que están realmente tratando de ser buenas y saber que a mí también se me cuidaría si alguna vez lo necesitara.