mormon.org México

Hola soy Brian

  • Brian Kershinik
  • Brian Kershinik
  • Brian Kershinik
  • Brian Kershinik
  • Brian Kershinik
  • Brian Kershinik
  • Brian Kershinik
  • Brian Kershinik

Acerca de mí

Soy pintor, lo que más pinto son personas, aunque no son retratos. Son más como pinturas estilizadas en cuanto a lo que es el ser humano. Amo a mi familia, me encanta mi trabajo, la música y viajar. Me gustan los perros. Me encanta la comida (en particular la tailandesa, de niño viví cinco años en Bangkok). Tengo buenos, pero muy buenos, amigos. No es fácil convivir conmigo, pero amo a mi familia y amigos, y ellos me aman a mí. Eso es algo lindo.

Por qué soy mormón(a)

A pesar de que he visto que todas las religiones que he estudiado tienen cosas hermosas y verdaderas, me he dado cuenta de que hay una obra de redención particular y vital que los Santos de los Últimos Días estamos llevando a cabo bajo la dirección de Dios. Aunque los miembros de la Iglesia no somos perfectos, estoy convencido de que esta obra es verdadera y necesaria, y que se me ha llamado a participar en ella, lo cual hago con gusto. Creo que Jesús dirige esta obra de manera particular y activa y he llegado a conocerlo y a sentir Su influencia, al meterme de lleno en Su servicio, en las Escrituras y en las ordenanzas.

Historias personales

¿Qué bendiciones ha recibido por medio de su fe en Jesucristo?

Creo en Jesucristo, creo que Su vida y Su Expiación me permiten aspirar a tener paz en este mundo y a la vida eterna en el mundo venidero, donde se me necesitará y se me utilizará, y podré ser más feliz y progresar más. No comprendo todo respecto a la Expiación, pero tengo fe en esas verdades. La comprensión que tengo de Su sufrimiento por todos nosotros me motiva a hacer el bien y a ser una mejor persona; a participar en Su obra de amar y servir a los demás lo mejor que pueda, y a participar en la obra de redención. La fe que tengo me motiva a ser un mejor esposo, padre y amigo. Me falta mucho por mejorar en todos los aspectos, pero confío en Su gracia, en Su poder y en que Él se deleita en la bondad, y sé que Él confía en mí.

La manera en que vivo mi fe

La fe es actuar. Si la fe no nos motiva a actuar, entonces no es fe. Mi esperanza es que todo lo que haga gire en torno a mi fe: ya sea trabajar, jugar, darse gustos, hacer las tareas diarias y ni hablar de la adoración, tanto la cosas que se hacen en forma directa y consciente: orar, cantar, estudiar, meditar; como las cosas casuales e inesperadas, como ser rescatado de una situación peligrosa o humillante, o de repente darme cuenta de la inefable belleza de algo o de alguien, o de pronto caer en la cuenta, independientemente de mis virtudes e intenciones, que soy parte de algo que viene de Dios. Creo que los actos de adoración me preparan para experimentar y percibir las demás cosas.